Kekes,Recetas,Tortas

Volteado de Piña o Torta de Piña

Queridos lectores, Felices Fiestas Patrias!!! Espero lo estén pasando bien en compañía de sus seres queridos. Y si no es así, esto nos sirve de experiencia para valorar esos pequeños momentos que antes compartíamos y a los que ya estábamos acostumbrados y asumíamos que siempre iban a estar allí . Hay que agradecer, valorar y saborear cada momento de felicidad y pequeños detalles que la vida nos ha regalado. (Estas reflexiones son cortesía de mi curso de la Sciencie of Well-being que se los super recomiendo).

Esta semana, les traigo una receta que me animé a preparar después de mucho tiempo y queda ESPECTACULAR! El volteado de piña o torta de piña. Es un keke húmedo, con frutas y con una pintaza.

Es la primera vez que un queque me dura tan poco tiempo. Literal, se acabaron 3/4 de torta en los primeros dos minutos. Voló!!! Queda genial un pedazo de torta caliente en compañía de un té o cafecito en estas tardes de invierno.

INGREDIENTES

Para el caramelo:

180 gramos azúcar rubia

40 ml de jugo de piña o almíbar

60 gramos de mantequilla

Para el queque:

2 huevos

120 gramos de mantequilla

180 gramos de azúcar blanca

220 gramos de harina sin preparar

80 ml de leche fresca

100 ml de jugo de piña (si usas almíbar hay que reducir 30 gramos de azúcar)

1 cucharadita de esencia de vainilla

1 pizca de sal 1 cucharadita de polvo de hornear

1 lata de piña en rodajas

cerezas en almíbar.

PREPARACIÓN:

Empezamos con el caramelo. Colocamos en una olla o sartén, el azúcar rubia, el jugo de piña y la mantequilla a fuego medio. Movemos constantemente hasta que se derrita. Dejamos que burbujee un minuto, cuidado que no se queme y verificando que el azúcar esté diluida.

Colocamos ese caramelo en el fondo de un molde. Yo estoy usando un molde de 23 cm de diámetro.

Luego colocamos una piña en rodajas al medio. A continuación colocamos medias rodajas como si fuera una flor o un ventilador. Así se verá más bonita nuestra torta.

Y por último colocamos una cereza dentro de cada rodaja o media rodaja. Reservamos.

A continuación, cernimos los ingredientes secos: harina, polvo de hornear y sal. Reservamos.

Separamos las claras y las yemas.

Batimos las claras a punto nieve e incorporamos la mitad del azúcar. Reservamos.

Ahora sí empezaremos con nuestro queque de piña. Empezamos batiendo el azúcar con la mantequilla hasta que quede arenosa.

Luego incorporamos las yemas, una a una hasta que esté bien integrado todos los ingredientes. Agregamos la vainilla.

Ahora agregamos la leche y el jugo de piña en forma intercalada con los ingredientes secos que previamente cernimos.

Cuando nuestros ingredientes esten bien mezclados,apagamos la batidora y con la ayuda de una espátula mezclamos de a pocos con el merengue. Usamos movimientos envolventes.

A continuación, agregamos la masa en nuestro molde y llevamos al horno precalentado, por 50 minutos aprox. a 175° C. Este es un tiempo aproximado. Hay que revisar cinco minutos antes y verificamos que está listo cuando pinchamos con un palito y éste sale limpio.

En esta torta veo dos posibles errores que pueden suceder durante su preparación. Si tu horno es eléctrico, procura no ponerle calor en la parte superior del horno, pues tu queque por encima quedará muy marrón. Puedes prender el calor por encima por un rato si ves que demora en crecer. Pero solo por un rato. Asimismo, procuremos no colocar el queque tan cerca a la parte baja del horno, sino al medio. De lo contrario, podríamos quemar el caramelo y ya no saldrá jugosa nuestra torta.

Una vez listo nuestro queque, retiramos del horno y dejamos enfriar por quince minutos en una rejilla. Vamos a desmoldar la torta cuando todavía esté caliente, pues sino se nos puede enfriar el caramelo y allí sí tendríamos problemas en el desmoldado.

Pasamos un cuchillo por los bordes del keke, cuidado que en los lados esté bien despegado. Colocamos un plato encima. Y con un movimiento rápido y ágil, colocamos el molde boca abajo sobre el plato. Aún no levantamos el molde, hay que dejar que chorree toda la miel. Luego de unos segundos, levantamos y retiramos el molde con cuidado.

Ahora sí, saquen la cámara, tomen foto y contemplen su creación. Queda espectacular!! Les cuento que sólo la he probado tibia, en mi casa no dura más.

Espero lo puedan preparar en casa. Me cuentan como les salió.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *