Postres Peruanos,Recetas,Tortas

Torta helada peruana

Esta receta se la dedico a Leoncia. Ella trabaja conmigo hace 20 años aproximadamente. Es mi mano derecha y gracias a ella, cuando mis hijos eran muy pequeñitos, me sentía con la confianza de salir a trabajar y dejarlos en casa, porque sabía que ella supervisaba a las nanas. Mis hijos la adoran, sobre todo mi hijo mayor Rodrigo. Es como su abuelita de cariño.

El jueves 19 de marzo fue su cumpleaños. Un cumpleaños diferente porque estamos en cuarentena y nadie puede salir de casa para comprar una torta y tampoco nadie vende tortas. Así que me animé a preparar esta torta que queda muy bien en verano y no es nada complicada.

Espero la puedan preparar porque me quedó deli, deli.

INGREDIENTES:

Para el biscocho:

6 huevos

180 gramos de harina sin preparar

180 gramos de azúcar blanca

1 cucharadita de polvo de hornear

1 cucharadita de vainilla

1 pizca de sal

Para la gelatina:

1 sobre de gelatina de de fresa (de esos que requieren 6 tazas de agua. El mío pesaba 160 gramos)

1 1/2 taza de agua muy caliente. De preferencia, recién hervida.

1 1/2 taza de agua fría.

1 lata de durazno.

Para la carlota:

2 sobres de gelatina de 160 gramos

2 tarros de leche evaporada congelada. No usar sustitutos, porque sino la carlota no levanta.

Opcional pero muy recomendable: 5 gramos de gelatina en polvo por cada sobre de gelatina.

PREPARACIÓN

Los ingredientes que te indico es para una torta helada grande o dos pequeñas. En esta oportunidad, estoy preparando una torta grande.

Como paso previo, colocamos las leches evaporadas en la congeladora desde la noche anterior.

Ahora prepararemos la primera capa de gelatina. Para ello, disolveremos un paquete de gelatina con la mitad de agua que indica en el sobre. En mi sobre de gelatina dice que agreguemos 3 tazas de agua caliente y 3 tazas de agua fría. Por tanto, para esta receta, disolveremos la gelatina con 1 1/2 de agua muy caliente. Revolvemos bien hasta que la gelatina esté disuelta completamente. Luego agregamos 1 1/2 taza de agua fría.

A continuación, engrasamos con aceite el molde grande. Luego agregamos la mitad de la gelatina y llevamos a refrigerar hasta que cuaje. Si tienes poco tiempo, puedes llevarlo diez minutos al freezer, pero procura que no se te congele.

Mientras tanto, abrimos una lata de duraznos en conserva y cortamos dos mitades en lonjas. Cuando la gelatina haya cuajado, colocamos los duraznos como si fueran una flor. Luego colocamos encima la otra mitad de la gelatina y llevamos a refrigerar.

A continuación preparemos el biscocho. Precalentamos el horno a 175 C°. Enmantequillamos el o los moldes. Luego colocamos papel manteca en el fondo del molde. Enmantequillamos también el papel manteca y luego enharinamos.

Ahora batiremos los huevos a velocidad alta hasta que duplique su tamaño. Agregarnos el azúcar en forma de lluvia y luego la vainilla. Batimos hasta obtener el punto cinta, que es cuando chorreamos la mezcla sobre sí misma, y no se absorbe sino que se mantienen los dibujos que hacemos.

Aparte cernimos la harina, polvo de hornear y la sal. Agregamos la primera mitad a nuestra mezcla anterior y usando una espátula, mezclamos usando movimientos envolventes. Luego agregamos la segunda mitad de los secos y seguimos revolvendo.

Vaciamos nuestra masa en el/los moldes y llevamos al horno por 15 minutos a 175 C°. Luego hincamos con un palito para verificar que esté cocinado y dejamos enfriar.

Mientras tanto abrimos una leche congelada. La picamos y colocamos en la batidora. Batimos a velocidad alta hasta que duplique su tamaño.

Aparte, hervimos agua y hacemos nuestra mezcla de gelatina otra vez, usando la mitad de agua que indica las instrucciones de gelatina. Podemos usar gelatina en polvo, es muy recomendable para que sí o sí, la carlota se mantenga durita, pero si no tienes, no te preocupes, te quedará de la consistencia de un flan.

En esta torta helada, estoy usando la primera carlota sin gelatina en polvo extra y la segunda carlota ya le agregué, para que puedan notar la diferencia. Yo casi no la noté.

Si vas a usar gelatina en polvo, mezcla el colapez en polvo con la gelatina, mezcla bien con el agua caliente hasta que no quede ningún grumo, y luego el agua fría. En caso de quedar grumos, puedes colar.

Bueno, cuando la leche duplique su volumen, agregamos la gelatina que preparamos en forma de hilo mientras continuamos batiendo. Así, hasta terminar con la gelatina.

A continuación colocamos un poco de carlota sobre nuestro molde que tiene la gelatina roja.

Regresamos donde nuestros bizcochos. Pasamos un cuchillo por los bordes para evitar que se pegue. Volteamos el molde. Despegamos el papel manteca. En caso de haber usado 1 molde, cortamos el bizcocho por la mitad para formar dos discos.

Colocamos un disco de algodón dentro del molde grande. Untamos el bizcocho con el almíbar. Luego agregamos toda la carlota para cubrir el bizcocho.

A continuación, repetimos el proceso de hacer la carlota. Abrimos la segunda lata de leche congelada con un abridor de latas. Picamos con un cuchillo pedazos de leche. Batimos a velocidad alta con la paleta en forma de globo. Luego, cuando haya duplicado su volumen, sin detener la batidora, colocamos la gelatina de a pocos, con un chorrito delgado y constante. La gelatina la tenemos que disolver con la mitad de agua que indica las instrucciones.

Colocamos el segundo disco de bizcocho y lo mojamos con el almíbar de durazno. Podemos colocar más trozitos de durazno entre las capas de bizcocho si así lo prefieres. Es opcional.

Luego cubrimos con la segunda carlota, cubrimos con papel film y llevamos a refrigerar. Lo ideal es que vaya toda la noche a la refrigeradora, pero como teníamos que cantar el cumpleaños feliz, lo puse en el freezer por media hora verifique que estuviera en el punto perfecto. Esto es, que ya estuviera cuajado pero no congelado.

Para desmoldar buscamos una fuente donde colocamos agua caliente. Colocamos el molde por dos minutos para facilitar que se despegue la torta helada. Asimismo, pasamos un cuchillo muy filudo por las paredes del molde.

Sacamos el molde del agua caliente, le ponemos un plato encima, volteamos todo y la torta caerá suavemente. Listo! Eso es todo.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *