Mazamorras,Postres de mi infancia

Mazamorra de leche

Queridos lectores, hoy les comparto una receta muy rica y deliciosa, además de fácil. Les prometo que les alegrará el encierro en casa. Es la mazamorra favorita de mi esposo e hijos. Para llegar a esta receta tuve que experimentar mucho y la ajusté tantas veces hasta llegar a lo que considero una receta perfecta.

Es la mazamorra de leche. Que rica queda! El olor, la textura y sobre todo el sabor.

A esta mazamorra se le puede agregar blanquillos y hacerlos hervir junto con la canela. Pero en mi opinión, así de leche nomas es deliciosa.

Espero lo puedan preparar, no les tomará ni veinte minutos.

INGREDIENTES:

3 tazas de agua

Canela y clavo de olor

2/3 a 1 taza de azúcar blanca

70 gramos de maicena

1 tarro de leche evaporada

Canela en polvo

PREPARACIÓN

Hervir el agua con la canela y el clavo.

Cuando rompa el hervor agregamos el azúcar y revolvemos hasta disolver.

Luego retiramos el clavo y canela. Nuestra olla sigue en el fuego y dejamos que siga hirviendo. Trabajemos a fuego medio.

Aparte mezclamos la leche y la maicena. Revolvemos bien hasta que no queden grumos. Al principio será difícil, pero poco a poco quedará sin ningún grumo. Hay que ser pacientes y empeñosos, sí disolverá. Parece que no, pero así será.

Cuando el agua de canela esté hirviendo, incorporamos la leche con maicena. Para ello, hay que trabajar a dos manos. Con una mano revolvemos con una cuchara nuestra agua de canela hirviendo mientras que con la otra mano agregamos la leche mediante un chorro continuo.

Revolvemos en forma constante y dejamos en el fuego medio hasta que hierva por un minuto. Podemos ver como burbujea. Asimismo, hay que cuidar que no se queme. Luego de un minuto desde que rompió el hervor ya podemos apagar el fuego.

A continuación servimos en dulceritas y espolvoreamos canela en polvo.

Podemos comerlo calientito o frío. Salen 10 o 12 dulceras.

Cuando está frío incluso podemos desmoldarlo.

Queda muy rico! Le encanta a toda mi familia. En mi casa dura dos horas, luego de eso ya no queda nada.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *