Galletas,Recetas

Galletas de Almendra de la abuelita Patty

Para publicar esta receta he tenido que pedir un permiso internacional =)

Mi mamá, quien vive en Arizona siempre las prepara para navidad para regalar a sus seres queridos. Es decir, si no recibiste tu lata de galleta, no te portaste bien ese año. =P

Esta receta la aprendió de su suegra la abuelita Patty, quien a su vez la aprendió de su respectiva abuelita. Estamos hablando de una receta que fácilmente supera los 100 años de antigüedad!! Espero no estar revelando un secreto familiar… Por eso pedí permiso.

Todas las personas que prueban estas galletas han declarado que son las más ricas… Y es difícil de creer que solo tenga 5 ingredientes.

Ingredientes:

113 gramos (1/2 libra) de mantequilla a temperatura ambiente

2 tazas de harina sin preparar (no importa si tienes harina preparada)

4 cucharadas de azúcar blanca

100 gramos de almendras

Azúcar impalpable para decorar

Preparación:

Triturar las almendras en el procesador de alimentos hasta que quede como arenilla. Si eres peruana, como el maní molido que se usa para hacer carapulcra.

Luego, en el mismo procesador colocar la harina, el azúcar y la mantequilla y procesar hasta que la masa esté uniforme.

La mantequilla deberá encontrarse a temperatura ambiente, para que el proceso de amasado sea lo más amigable. Me agradecerán luego ese consejo.

La masa final parecerá una masa de pye.

Luego vaciamos nuestra masa (que parece una masa desintegrada) y procedemos a amasarla para unificar los ingredientes. Esta es la peor parte en mi opinión.

A mi mamá se sale muy bien el amasado y a mí me cuesta trabajo. ¿Será porque ella vive en Arizona donde hace 40 grados y yo en Lima donde hace frío?… no lo sé.

Bueno, hay que amasar y amasar con todas las fuerzas, con rodillos y también con las manos para conseguir que esos 4 ingredientes se integren. Luego hay que formar unos palitos gruesos. Que el cilindro sea del tamaño de una moneda de 1 sol.

No importa si no te sale en forma cilíndrica, te puede salir un tubo triangular o cuadrado.

Va a parecer que no se va a integrar nunca, pero con fe… Sí se integra.
Amasando con el rodillo
Luego lo hice tubito

Luego hay que congelar el tubito por un par de horas. Yo lo forré con papel film primero.

Luego de congelarla queda así.

Retirar del congelador y cortar como tapitas de alfajor. De 1/2 a 1 centímetro de grosor. No importa si te salen más gruesas o más delgadas.

Luego hay que hornear sobre papel manteca en horno moderado hasta que los bordes de la galleta se pongan dorados. El tiempo aproximado es de 12-15 minutos. Puede variar dependiendo del horno y del grosor de las galletas.

Como el tubito me salió muy gordo, decidí partir las galletas en dos.

Ni bien salgan del horno, hay que utilizar un cernidor o colador y espolvorear encima azúcar finita. El truco es hacerlo mientras las galletas están calientes para que el azúcar se adhiera.

Hay que ser generoso con el azúcar finita. Colocar en ambos lados de la galleta.

Se guardan muy bien en lata. Si las quieres guardar más días, hay que colocar papel toalla pues la masa tiene mucha mantequilla y queremos evitar la humedad en nuestras galletas y se mantengan crocantitas.

¿Que les pareció? Súper fácil, ¿no?

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *