Kekes,Recetas

Chifón de vainilla con chocohips

Hola a todos!! Espero se encuentren bien. 😊Les cuento que este fin de semana me propuse a preparar un chifón de vainilla con chispas de chocolate. Como empecé a preparar videos hace unas pocas semanas, armé toda la escenografía para preparar el video y también tomar las fotos para el blog…

Tenía buen look. Chifón grande y suave, pero el sabor no estaba tan rico. Estaba solo bien. No estaba delicioso. Toda mi familia se ha vuelto muy exigente últimamente; desde la pequeña de 6 años, el mayor de 8 y mi esposo. Prueban, huelen, tocan la textura y dicen que no les gusta. Que le ponen 5 puntos de 10. Así que, como soy un poquito picona, algo terca y muy perserverante, me propuse a hacer un segundo chifón en menos de 24 horas.

El primero lo hice con chocolate rallado, pensando que si ponía chispas se iban a ir al fondo de la masa. Fue un error, pues mi chifón parecía un chifón integral. A las chispas les puse un poco de harina y no se hundieron, se mantuvieron en su sitio.

En la primera versión le puse agua, en reemplazo del jugo de naranja que suelo usar en el chifón de naranja. Otro error, le faltaba sabor. Por eso le puse leche fresca. Asimismo, el jugo de naranja tiene azúcar propia de la fruta, entonces aumenté el azúcar de la receta original. Me hubiese gustado agregarle además, 1 cucharadita de esencia de almendra, pero no encontré y no podía salir de casa por la cuarentena.

Bueno, haciendo breve mi relato, la segunda versión del chifón sí que quedó deliciosísima. Mi hija me dijo que se sacó 20 puntos de 10. 😂 Y luego de 30 minutos de cortar el chifón, ya había desaparecido la mitad.

Les comparto la receta y en un par de días prometo subir el video.

INGREDIENTES:

200 gramos de harina preparada

6 huevos (separemos claras y yemas)

250 gramos de azúcar blanca (separemos en dos mitades)

110 ml de aceite vegetal

140 ml de leche fresca

3 cucharaditas de esencia de vainilla

30 gramos de maicena

2 cucharaditas (8 gramos) de polvo de hornear

1/2 taza de chocochips

1 molde chifonero Nro. 26

PREPARACIÓN:

Batimos las yemas con la mitad del azúcar hasta que agarre una consistencia parecida a la mayonesa. Toma 5 minutos a velocidad media alta. Usamos la paleta para hacer merengue.

Detenemos la batidora, agregamos el aceite y la leche. Seguimos batiendo un par de minutos más. Incorporamos la vainilla y batimos un minuto más.

Aparte, cernimos seis veces los ingredientes secos: harina, polvo de hornear y maicena. Luego incorporamos los ingredientes secos a nuestra mezcla anterior. Lo podemos hacer de a pocos. Seguimos batiendo para incoporar bien.

Aparte batimos las claras a punto de nieve y cuando ya hayan levantado bien las claras, incorporamos el azúcar (la mitad que reservamos) en forma de lluvia. Tenemos que batir tan bien hasta que nuestro merengue esté bien durito y sea posible voltear el envase boca abajo sin que se nos caiga nada de merengue.

Cuidemos de no sobrebatirlo tampoco, pues puede «cortarse» el merengue y parecera grumoso.

A continuación, mezclamos el merengue con nuestra masa usando una espátula con movimientos envolventes. Primero coloqué la mitad del merengue, integré bien. Luego agregamos la segunda mitad del merengue.

También agregamos los chocochips. Yo les coloqué una cucharada de harina y los cerní. Con eso evitamos que los chocochips se nos hundan al fondo de la masa.

Colocamos nuestra masa en un molde de chifón. Es un molde especial con un hueco al centro, desarmable y con unos dientecitos que nos sirven de piecitos cuando volteamos el molde. No se enmantequilla nunca el molde pues la idea es que la masa se pegue muy bien y cuando salga del horno lo dejamos enfriar boca abajo. En el supuesto que lo enmantequillemos, el keke o chifón se nos puede venir abajo. Tuve que aprender con el error. 😂

Llevamos al horno por una hora a 170 C°. Antes de sacar lo hincamos con un palito para verificar que no esté crudo. Lo hacemos enfriar boca abajo. Como es un molde de chifón tiene una especie de dientecitos que permite que se ponga boca abajo sin ningún problema.

Cuando nuestro chifón esté frío, será el momento de desmoldar. Esta parte la hizo mi esposo, porque él ya tiene toda una técnica aprendida y siempre le sale bien el desmoldado.

Con la ayuda de un cuchillo serrucho grande tratamos de despegar las paredes. Primero las paredes circulares externas y luego el huequito más pequeño.

Luego le ponemos el plato donde serviremos el chifón encima del molde y lo volteamos, como cuando volteamos la crema volteada o torta helada. Empujamos un poquito y despegamos la primera parte del molde chifonero.

A continuación, pasamos el cuchillo a la parte superior del chifón para despegar lo que nos queda del molde. Giramos para seguir despegando todo el chifón muy bien y con cuidado. Cuando estemos seguros de haber despegado todo, retiramos la base del chifón.

Utilizamos azúcar impalpable para decorar y un poco de chocolate bitter derretido. Unos cuantos chocochips le quedan muy bien.

Eso es todo!, queda delicioso!!! Les encantó a mi familia. Espero lo puedan preparar en casa. Cuídense mucho!

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *