Postres Peruanos,Recetas

Turrón de doña Pepa

Este mes de octubre no puede faltar un postre bandera, el Turrón de Doña Pepa. No es tan difícil como parece y lo mejor es que si lo preparas en casa, obtendrán un turrón recien hecho y calientito. No tiene precio…

Preparando este postre, hay muchas etapas donde los niños pueden ayudarnos: haciendo los palitos pues la masa es bien moldeable, colocando las frutas que usaremos para hacer el concentrado en la olla, armando el turrón y decorando con las grageas.

INGREDIENTES

Para la masa:

1 kilo de harina sin preparar

1/2 kilo de manteca vegetal

20 gramos de sal

180 gramos de azúcar

4 huevos

15 gramos de polvo de hornear

120 – 150 ml de agua

20 gramos de ajonjoli

20 gramos de anís

1/4 de cucharadita de colorante amarillo en polvo (opcional)

Para el concentrado de frutas:

2 1/2 litros de agua

600 gramos de membrillo

600 gramos de manzana

600 ml de naranja

1 kilo de piña

100 gramos de fresa

1 hoja de higo

canela al gusto

clavo de olor al gusto

Para la miel:

1 litro de concentrado de frutas

1 kilo de azúcar (de preferencia blanca, sino no importa, con rubia)

150 gramos de chancaca

Jugo de 4 limones

Para decorar el turrón:

Grajeas de varios colores y formas

PREPARACIÓN

Empezamos haciendo el concentrado de frutas. cortamos todos los ingredientes y los ponemos en una olla a hervir por cuarenta minutos. Respecto a la naranja, la exprimimos en la misma olla antes de colocar la cáscara.

Si no conseguiste la hoja de higo no importa. Pero sí es muy recomendable. En la foto puedes ver que tambien le puse los cuatro limones. No los pongan. Me emocioné con las frutas =). Los limones hay que retirarlos pues los vamos a usar para hacer la miel, no para el concentrado de fruta.

La cocina olerá delicioso. Luego de los cuarenta minutos, dejamos enfriar, colamos y reservamos. Rendirá más de dos litros. Es decir, para más de dos recetas de turrón.

Mientras hierve el concentrado de frutas, podemos ir preparando la masa. Para ello, empezamos tostando por unos breves minutos el anís y el ajonjolí.

Cuando haya cambiado de color, lo llevamos a una tabla de picar y lo aplastamos con nuestro rodillo.

Luego, batiremos la manteca hasta que quede cremosita y le incorporamos nuestro anís y ajonjolí aplastado. A continuación agregamos los huevos uno por uno.

Por otro lado, mezclamos los secos: harina, sal y polvo de hornear.

Asimismo, mezclamos el agua con el azúcar y el colorante. Revolvemos hasta disolver.

Vamos a tener 3 equipos para mezclar. El equipo de la manteca, el equipo de los secos y el equipo del agua.

Mezclamos la manteca con los secos buscando que se integran. Podemos usar las manos. Luego agregamos el agua poco a poco. No es necesario usar todo el agua, pues dependiendo del tipo de harina podemos usar más o menos cantidad de agua.

Forramos con papel film nuestra masa y llevamos a refrigerar por 30 minutos.

Luego separamos bolitas de 40 gramos cada una. Nos ayudamos con una balanza. Si no tienen balanza tenemos que tener cuidado de dividir en bolitas del mismo tamaño.

Luego, con cada bolita hacemos palitos de 28 cm de largo.

Los colocamos en una fuente limpia. No es necesario enmantequillar ni enharinar. Agrupamos los palitos en grupos de 3. Hay que dejar espacio entre dichos grupos pues los palitos hincharan un poquito. Hay que hornear a 170 grados hasta que los palitos estén doraditos. Serán 20 – 30 minutos, dependiendo de tu horno.

Mientras los palitos están en el horno podemos ir haciendo la miel. Para ello, colocamos todos los ingredientes y lo llevamos a fuego medio. Hay que dejar hervir. Asimismo, tenemos que esperar hasta que nuestra miel tenga el punto exacto, es decir, que no sea muy suave que se chorree o que sea muy duro.

Sabremos que nuestra miel está lista cuando colocamos una cucharada de miel en una taza de agua. Luego metemos la mano dentro del agua y recogemos la miel y tratamos de formar unan bolita. Cuando sí se pueda hacer la bolita sin ningún problema significará que la miel está en su punto.

Ya estamos casi en la última parte de la preparación, que consiste en el armado del turrón.

Colocamos sobre una lata que tenga papel manteca, quince palitos. En caso tengamos algunos palitos rotos, hay que aplastarlos con un rodillo y hacer un polvito. Con ese polvito cubriremos las ranuras que tengamos cuando armemos el turrón para evitar que la miel se chorree entre los palitos.

Colocamos generosa miel y untamos hasta cubrir la superficie. Luego colocamos quince palitos adicionales en el sentido contrario. Es decir, si los primero palitos estaban en horizontal, ahora los colocaremos en sentido vertical. Luego agregamos otro poco de miel y colocamos el tercer piso de palitos en el sentido contrario. Seguiremos usando polvito para tapar las ranuras.

Finalmente, nos toca decorar el turrón. Empezamos por las bolitas, las pequeñas, las medianas y las grandes.

También colocamos las que parecen gusanitos y las estrellitas y corazones.

Listo!!!Ya estamos listos para nuestro turrón de doña. Es super, recontra, archi delicioso. Tibiecito es otra cosa… priceless.

Espero les guste y me cuenten que tal les salió.

Mi peque contemplando su obra de arte final.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *