Recetas,Tortas

Torta de Unicornio con keke arcoíris y cupcakes

Queridos lectores, ayer celebré el cumpleaños número 6 de mi menor hija. Su cumpleaños de verdad es el 01 de enero, pero ella me pedía que le prepare una fiesta spa de niñas y por eso le adelanté la celebración.

Como en años anteriores, es tradición que yo misma les prepare la torta a mis pequeños. Este año, Rafaella me pidió una torta unicornio con el keke arcoíris. Quedó muy linda y aproveche en hacer los cupcakes de unicornio tambien.

La receta que les voy a compartir alcanza para una torta unicornio y veinte cupcakes. Tenemos que hacer doble receta del keke de vainilla, receta que ya les compartí en un post anterior. Asimismo, para la decoración utilizaremos buttercream y aplicaciones de fondant. Realicé tres veces la receta de buttercream que les compartí en el la receta de cupcakes navideños, sin embargo me alcanzó exacto exactito. Por ello, sugiero que realicen cuatro veces dicha receta. Más vale que les sobre a que les falte.

Espero puedan realizarla, es una torta que está de moda entre las niñas y la verdad que es una monada comerse una torta con muchas capas de color.

Si no deseas hacer los cupcakes, solo tendrías que realizar una receta y media del keke de vainilla y tres recetas del buttercream. Pero les recomiendo que sí preparen los cupcakes, pues es un solo trabajo para todo.

INGREDIENTES

Para la masa (tenemos que hacerla dos veces):

8 huevos (separar claras y yemas)

200 gramos de margarina (de preferencia a temperatura ambiente)

500 gramos de azúcar blanca

4 tazas de harina preparada (Solo si no tienes harina preparada usa: 4 tazas de harina sin preparar + 2 cucharadas de polvo de hornear + 2 cucharaditas de bicarbonato de sodio)

1 tarro de leche evaporada

1 cucharadita de esencia de vainilla

Para colorear la masa: colorante comestible líquido de los cinco colores del arcoíris: amarillo patito, turquesa, verde limón, lila o morado, rosado princesa o rojo.

Tienen que preparar dos veces esta receta y luego acumulamos las masas. En total les saldrá 3,700 gramos de masa.

En esta foto se aprecia los ingredientes de 1 receta de keke de vainilla. Tenemos que hacer dos veces esta receta.

Para el buttercream:

Tenemos que hacer 4 veces esta receta:

113 gramos de mantequilla o margarina (recomiendo usar la margarina multiusos Primavera, sin sal) a temperatura ambiente

60 ml de leche

500 gramos de azúcar impalpable

Para colorear el buttercream: colorante vegetal de color amarillo, rosado, tusquesa y verde.

Para las aplicaciones de fondant:

Fondant negro para los ojos de unicornio.

Fondant blanco para las orejas y los cuernos.

Polvo dorado comestible

Un poquito de pisco.

Otros utensilios que necesitaremos son los mondadientes, un palito de brocheta, un pincel y un cutter.

PREPARACIÓN

Les recomiendo empezar con las aplicaciones de fondant, porque requiere que sequen por lo menos 24 horas. Es decir, pueden hacerlas si quieren una semana antes y las guardan.

Para hacer el cuerno del unicornio grande necesitamos una bola de fondant del tamaño de un durazno. Usamos azúcar impalpable en las manos para evitar que se nos pegue en las manos antes de empezar a amasar y suavizamos la masa amasándola con los dedos. Estiramos en forma cónica hasta alcanzar cuarenta centímetros

Usamos un palito de brocheta y lo mojamos con un pincel y agua en la parte puntiaguda por veinte centímetros. Luego enroscamos con cuidado la parte delgada de nuestra masa y envolvemos nuestra brocheta. Cuidamos que se pegue bien a la parte húmeda del palito. En la parte gruesa del conito tambien usamos el pincel y pegamos las uniones para que no se levanten.

Clavamos la brocheta en una superficie de tecnopor y lo dejamos secar.

La superficie de tecnopor tiene su historia. Sucede que en el verano, salió una promoción en un grifo camino a la playa y compré un montooooón de helados que venían en esa cajita de tecnopor. Mi esposo la ha querido botar desde entonces, y yo siempre le contestaba que no, porque para algo me podía servir. No es que sea cachibachera, pero uno nunca sabe. Bueno, finalmente, hoy llegó el momento de la cajita… =)

Para hacer el cuernito para los cupcakes de unicornio, estiramos una tira de fondant de diez centímetros y que tenga forma cónica. Utilizaremos un mondadientes. Humedecemos la mitad del mondadientes con un pincel. Y enroscamos empezando por la punta delgada. luego lo clavamos en el tecnopor y dejamos descansar. Hacemos 20 cuernitos.

Para hacer las orejas de la torta de unicornio, utilizaremos un cortador en forma de corazon. Cortamos dos corazones, lo doblamos y le damos un poquito la forma de oreja y lo clavamos usando un mondadientes en el tecnopor.

Para hacer las orejas de unicornio de cupcakes, sería ideal que tuvieran cortadores de mini corazón y repiten el procedimiento anterior.

Si no tienen cortador en forma de mini corazón, utilizamos entonces una boquilla redonda sencilla (modelo 1A) y cortamos mini discos redondos, del tamaño de una moneda de 10 centavos. Haremos cuarenta discos porque son veinte cupcakes. Presionamos un lado del disco y damos forma de orejita.

Resultado de imagen para boquilla redonda

Esta es la forma de las orejitas. Todos son discos que presione en un lado.

Ahora nos toca pintar. Saquemos el pisco señores. Lo que sucede, es que el pisco contiene alcohol y se evapora, lo que permite que los polvos dorados se adhieran muy bien.

Estoy usando polvo dorado comestible. La marca es Star Chemical, cuesta cinco soles creo y dura un montón.



Colocamos una cucharita de polvos dorados en un potecito pequeño. Agregamos pocas gotas de pisco hasta tener una consistencia no grumosa. Si nos pasamos de pisco, no se preocupen, se evapora a los pocos minutos.

A continuación, pintamos los cuernitos, no los saquemos del tecnopor, que sigan clavados. Si hay niños, llámenlos para que hagan esta parte, les encantará. Eso sí, díganles que a ustedes les tocará pintar las orejas.

Para pintar las orejas grandes, dibujemos un corazón dorado más pequeño que las orejas y luego pintamos el interior del corazón dorado.

Para las orejitas de los cupcakes, dibujamos un interior dorado más pequeño que los discos. Es muy fácil.

Ahora haremos los ojos de unicornio. Les recomiendo imprimir unos ojitos de unicornio de internet. Yo conseguí este modelo que me encantó.

Estiramos la masa negra, utilizamos un cutter para cortar la forma de las pestañas. Podemos calcar o dibujarlas.

Dejamos descansar las aplicaciones por lo menos un día para que se sequen y estén duritas cuando las montemos. Pero si deseas las puedes hacer con más días de anticipación.

Para hacer el keke, empezamos cerniendo la harina cuatro veces. (Sí, cuatro veces). Pues deseamos un keke suavecito. El mas rico del mundo se cierne cuatro veces.

Ahora, a velocidad baja, batimos el azúcar con la margarina hasta que esté bien integrado. Parece una especie de arenilla, pero es uniforme. Si se pega un poco de margarina en la espátula, hay que detener la batidora, corregir con un cuchillo limpiando la espátula y seguir batiendo.


Luego incorporamos las yemas, una por una. Eso significa que se debe integrar la primera antes de agregar la siguiente.

Cuando nuestra masa ya esté uniforme, agregamos la harina y la leche intercalados. Esto es, agregamos 4 cucharadas de harina y luego un chorrito de leche. Así sucesivamente para terminar con los ingredientes.

Luego agregamos la vainilla y nuestro keke está casi listo. Pero no nos olvidemos de las claras.

Batimos aparte las claras a punto nieve y luego incorporamos a nuestra masa anterior usando una espátula y con movimientos envolventes.

Reservamos esta masa y volvemos a preparar la receta. En total vamos a tener 3750 gramos de masa aproximadamente.

Dividimos la masa en 5 porciones iguales. Coloqué 750 gramos de masa en cada bowl.

Luego agregue el colorante vegetal a cada masa y revolví con una cuchara. Usé la cantidad de gotitas deseadas hasta obtener el color de mi preferencia. En el caso del morado tuve que agregar muuucho colorante, pero en el amarillo sólo unas gotitas.

El resultado fue que obtuve cinco bowls de masas con los colores del arco iris.

Precalentamos el horno a 180 grados. Asimismo, enharinamos y enmantequillamos nuestros moldes de keke redondo de un diametro de 22 cms. Si deseas puedes usar un molde de 20 cms, conseguirás una torta más delgada y alta. A mi me daba un poquito de miedo hacerla tan alta porque tenía que transportarla, pero al año pasado sí la hice delgada y alta.

Adicionalmente, cortamos un circulo con papel grasa o papel manteca por cada molde que usemos, que tambien enmantequillamos y enharinamos; y lo colocamos al fondo de nuestros moldes.

Si no tienes los cinco moldes no hay problema, puedes hornearlo por grupos. Yo solo encontré 2 moldes. Así que tuve que hornear en tres tandas.

A continuación, colocamos 500 gramos de masa del color de nuestra elección. Únicamente 500 gramos, pues con lo que queda haremos los cupcakes. No nos olvidemos de esto último, sino ya fueron nuestros cupcakes.

Horneamos por 35 minutos aproximadamente a 180 grados centígrados. Hincamos con un palito y si sale limpio significa que nuestro keke ya esta listo. Asimismo, el olor y los bordes nos darán una pista de que ya esta cocinado.

Volteamos el keke y sacamos con cuidado el papel manteca. Lavamos el molde, enmantequillamos, enharinamos y colocamos el piso de papel manteca previamente enmantequillado y enharinado también. Colocamos otros 500 gramos de masa de color y volvemos a hornear. Todo esto hay que hacerlo muy rápido pues tenemos el horno encendido.

Ni bien se enfríe el keke, lo forramos con papel film y guardamos.


Así sucesivamente seguimos horneando hasta que terminemos con nuestras masas. En mi horno de cocina entraron dos moldes. Por lo que hubieron tres tandas de horneo de 35 minutos cada uno.

Asimismo, ¿se acuerdan que quedaron masas de colores? Aproximadamente 200 gramos de masa de cada color. Bueno, vamos a hacer cupcakes arcoiris. Buscamos un molde para cupcakes y colocamos pirotines de papel número 7. Nos va a alcanzar para 20 cupcakes. Luego colocamos una cucharada de masa en cada molde. Empezamos con el primer color y cuando terminemos seguimos con el segundo color. De preferencia tratemos de que la nueva masa que coloquemos sea en el centro del pirotín para que se genere un bonito efecto con los colores.

Horneamos por veinte minutos en el horno precalentado a 180 grados centígrados. Hincamos con un palito para ver si esta cocinado. Si el palito sale limpio significa que los cupcakes ya están horneados. Dejo enfriar y los guardo en los domos de plástico para el transporte. Le puse unas cenefas lindas acanaladas que parecían coronitas de pricesas.

Para hacer el buttercream, colocamos todos los ingredientes en la batidora. Batimos un minuto con la paleta de masas a velocidad baja. Luego mezclamos bien con una espátula para despegar los pedazos que se hubieran quedado en las paredes del bowl.

Finalmente, batimos cinco minutos a velocidad alta y usamos la paleta globo con la que preparamos merengue. El color de nuestra crema, luego de los cinco minutos de batido, es más claro y la crema es tan suave que parece una nubecita. Reservamos el buttercream. Repetimos la receta tres veces más.

Juntamos todo el buttercream en un bowl grande y cubrimos con papel film. Lo podemos guardar sin refrigerar por tres días o una semana en el refrigerador. Pero antes de usar, hay que batir nuevamente por pocos segundos.

EL MONTAJE

Esta es la parte que más me gusta porque desarrollamos nuestra creatividad.

Colocamos el primer disco de keke encima de un plato. Pero primero encima del plato le colocamos una cucharada de nuestro buttercream para que nuestra torta quede bien fija en el plato. Cabe recordar que hasta el momento todo nuestro buttercream es de color crema.

Luego de colocar el primer disco, es muy recomendable que le coloquen con una brocha unas gotitas de almíbar. Queda delicioso. Puede ser almíbar de la lata de durazno o almíbar casero.

Para hacer el almíbar casero, colocamos una taza de agua y una taza de azúcar blanca. Lo revuelven y llevan al fuego. Ni bien hierva lo apagamos. Este almíbar lo podemos guardar en la refri en un envase hermético por mucho tiempo.

Luego del segundo disco, colocamos crema en el medio y untamos con una espátula. Colocamos el segundo disco, unas gotitas de álmibar (opcional pero muy recomendable) y volvemos a untar con buttercream. Repetimos hasta terminar los cinco pisos.

En este punto, les pido a mis lectores una disculpa, pues estaba en modo zombie y no tomé muchas fotografías. sino hasta el final.. Pero tengo la descripcion detallada de todo el proceso.

Untamos toda la torta con buttercream blanco, una capa muy fina que tiene como objetivo atrapar todas las migas del keke. Llevamos al freezer por 15 a 30 minutos. Esta primera capa se llama capa atrapamigas.

Cuando saquemos del freezer colocamos la segunda capa de buttercream. Podemos apreciar que se pega mejor y queda con un acabado más fino.

Te puedes ayudar con un plato giratorio y una espátula alisadora. Pero si no tienes, no importa. Usamos espátula nomas y trabajamos con mucho cariño y cuidado. Dejamos bien cubiera y lisa nuestra torta unicornio. Ahora podemos clavar el cuerno, las orejas y colocar los ojitos.

Recien ahora procedemos a colorear el buttercream que nos sobra. En el mundo de tortas unicornio hay muchas gamas de colores. El año pasado mi hija me pidió los cinco colores del arcoíris en tonos pasteles. Este año me fue muy clara en que sean solo tres colores: rosa, verde y amarillo, todos en tonos pasteles.

Dividimos el buttercream y con una cuchara mezclamos el colorante de nuestra elección. Usamos tres tipos de boquilla. Para el color rosa usamos la boquilla para hacer rositas, el número es el 2D o el 1M. Para el color amarillo usamos la boquilla para hacer helado o estrellas, que es el número 1B. Y para el verde usamos uno muy acanalado , que puede ser el 199 o 32. La marca Wilson es muy buena, les va a durar años. Yo alguna vez compre en el mercado unas boquillas un poco más económicas y terminaron oxidándose o abriéndose por los costados. En cambio, esta marca de boquillas sí se las recomiendo.

A continuación, clavamos el cuernito y las orejitas en nuestra torta. Las clavamos. Luego, hacemos rosita al medio de la torta, en la frente el unicornio y tambien en la parte de atrás del unicornio. Ahora nos volvemos artísticas y colocamos los demás colores con nuestras boquillas especiales. Estrellas por aqui, heladitos por allá.

Finalmente, usamos un polvo nacarado comestible de color de diamantina. No es dorado sino color diamantina. Espolvoreamos nuestra obra de arte (la parte que hicimos con las boquillas) y así le damos su toque mágico a nuestra creación.

Para hacer los cupcakes, llenamos una manga con los tres colores de buttercream, en cualquier orden. Eso permitirá que el buttercream salga con varios colores al mismo tiempo.

Luego. hacemos un diseño como de helado. El movimiento es circular, en sentido horario, de afuera hacia adentro. Cuando terminemos aplastamos hacia abajo y soltamos levantando hacia arriba. Terminamos rociando un poco de polvos nacarados. Colocamos el cuernito y las orejitas, y ya están. Quedan lindísimos.

Adjunto una foto del año pasado, donde usé los moldes más chicos, de 20 cms. Hice dos veces la receta de vainilla y lo dividí en cinco moldes. No dejé nada para los cupcakes. Por eso me salió una torta más alta.

Mi peque dándole los últimos retoques a la torta…

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *