Postres de mi infancia,Recetas

Croissants rellenos de chocolate

Esta receta se las comparto con mucho cariño. Para llegar a la mejor receta de masa hojaldre estuve probando varias e hice probar a mis amigos. Al final, la receta ganadora es de la reconocida cheff Sandra Plevisani. Su receta es muy sencilla y si siguen todos los trucos quedará espectacular.

Una vez aprendida la masa hojaldre, podemos llegar a hacer diversos postres: Milhojas, croissants, orejitas, conitos, etc.

Hoy preparamos croissants rellenos de chocolates

INGREDIENTES

Para la masa hojaldre:

4 tazas de harina sin preparar

100 gramos de mantequilla sin sal derretida

2 cucharaditas de sal

1 taza de agua helada

300 gramos de mantequilla sin sal cortada en cubitos.

Para rellenar los croissants:

Fudge (puedes usar la receta de fudge casero que se encuentra en la receta de torta de chocolate)

PREPARACION:

Para hacer esta masa usaremos la paleta en forma de garfio de la batidora. Si no tienes esta paleta porque tienes otra marca de batidora, usa la paleta que sea para masas pesadas.

La mantequilla que uso es sin sal, existe una margarina multiusos Primavera que queda muy bien. Pero para hacer hojaldre, en realidad prefiero usar la margarina especial para hacer hojaldre de la misma marca. Tiene que estar refrigerada siempre. Viene en una presentación donde parece una tabla cuadrada. La compré en Makro.

Para empezar colocamos la harina, sal, agua helada y la mantequilla derretida en la batidora y mezclamos hasta que la masa este integrada. El punto es cuando ya no se pegue en las paredes de la batidora. La masa tiene que terminar siendo elástica y ligosa.

Tenemos que tener cuidado de no batir en exceso. Nuestra masa no debe de calentarse pues quemaremos el gluten y nuestra masa no hinchará en el horno.

A continuación, haremos algo un poco loco para algunos. Colocaremos los cubitos de mantequilla y batiremos por pocos segundos para romper un poquito los cubos y se integre. Pero ojo, hay que dejar la masa así de desastrosa. Que se vea como una mal batido pues la mantequilla tiene que verse.

Cubrimos con papel film y llevamos nuestra masa a la refrigeradora (en la parte de abajo, nunca en la congeladora) mínimo por dos horas.

No se asusten, va a parecer una masa mal mezclada con trozos de mantequilla expuestos.

Para amasar hay que colocar harina en la superficie donde vamos a estirar la masa. Usaremos harina encima de la masa de ser necesario.

Usamos un rodillo para estirar la masa. Aplasten todo inclusive la mantequilla. Hay que tres dobleces. Dividimos con una linea imaginaria la masa como se ve en la imagen. En nuestra imagen sería la linea número 3. Y luego cada mitad también tiene una linea imaginaria (serian las lineas 1 y 2).

Entonces, recién doblamos la masa por la línea 1 y 2.

Y luego doblamos por la línea 3.

Giramos la masa para que el rectángulo se encuentre parado (en sentido vertical) y volvemos a estirar la masa usando el rodillo. Que quede un rectángulo bien estirado. Repetimos la misma doblez que indicamos lineas arriba conformada por las lineas 1, 2 y 3. Como ya hemos repetido este procedimiento dos veces, vamos a marcar nuestra masa con dos puntitos que vamos a hacer aplastando la masa.

Envolvemos nuestra masa en papel film y volvemos a llevar a la refrigeradora por mínimo dos horas más.

Cuando retiramos la masa de la refri, podemos apreciar que es una masa más trabajada, más moldeable, de mejor aspecto.

Repetimos el procedimiento de doblar con la linea 1, 2 y 3 por dos veces. Enharinamos la superficie donde vamos a trabajar. Evitamos colocar harina sobre la masa y limpiamos nuestra masa de exceso de harina en caso la empolvemos un poco. Volvemos a forrar con papel film y guardamos otra vez en la refri por dos horas adicionales.

Cuando saquemos nuestra masa de la refri, cortamos el rectángulo por la mitad para quedarnos con un cuadrado. Cada cuadrado es trabajable. Podemos hacer milhojas, cachitos, conitos, orejitas, en fin… todo lo que se nos ocurra.

Miren la cantidad de capas que tiene nuestro hojaldre. Así debe quedar.

Utilizamos una mitad para hacer los croissants. Estiramos la masa.

Para hacer croissants tenemos que hacer triángulos isósceles. Donde la base tendrá una medida de x (10 cms) y los demás lados de 2x (20 cms). Para cortar la masa usamos un cuchillo o cortador de pizza. El cortador de pizza es lo más recomendable.

Separamos cada triangulo y lo estiramos un poco más con el rodillo. Luego colocamos una cucharada de fudge encima de la masa, lo más cerca de la base del triángulo. Así como se aprecia en la foto.

A continuación, doblamos el triangulo a partir de la base para cubrir el fudge. Presionamos por los extremos para evitar que nuestros cachitos se abran en el horno.

Seguimos enrollando y presionando en las puntas para evitar que nuestro fudge se escape por allí en el horno.

Terminamos de enrollar y le damos una pequeña curvatura a las puntas.

Llevamos todos nuestros croissants en una bandeja para hornear. No es necesario enharina ni enmantequillar la bandeja.

En este punto si queremos comerlos calentitos cuando tengamos visita, podemos optar por congelarlos hasta el momento del evento. Es un lujazo comer croissants recien salidos del horno… priceless.

Pero, si quieres comerlos ya ya, no hay que esperar mucho, solo unos 20 minutos en el freezer. Eso generará un golpe de temperatura pues nuestro horno estará caliente (a 200 grados centígrados o 400 grados Farenheit)

Antes de meterlos al horno, batimos una yema y pintamos usando una brochita. Eso le dará brillo a nuestros croissants.

Los horneamos por 15 o 20 minutos con el horno caliente. Eso hará que la masa se hinche y la mantequilla «reviente» en el horno. Se inflarán las capas. Cuando estén doraditos nuestros croissants, los sacamos del horno.

Para decorar usaremos chocolate bitter derretido. Ya en otras recetas les enseñé a usar la técnica para derretir el chocolate en el horno microondas. Usaremos la técnica de los treinta segundos. Eso significa que colocaremos el chocolate en un envase resistente al calor por treinta segundos. Al terminar el tiempo revolvemos bien con una cuchara y lo metemos otra vez por treinta segundos adicionales. Luego revolvemos muy bien con una cuchara.

Luego con una cuchara dibujamos líneas de chocolate encima de los croissants. Nuestros croissants están listos para ser comidos. Buen provecho!!

Pueden ver las múltiples capas que se forman con el calor del horno y la mantequilla.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *