Postres de mi infancia,Recetas

Crema Volteada

Para encontrar esta receta perfecta, en mi casa son testigos que en el año 2016 la realicé una docena de veces (seguidas) hasta que me saliera como en la foto. Pues algunas veces me salía con un caramelo de un color muy claro que más parecía un flan volteado; otras veces tenía demasiadas burbujas; otras veces se chorreaba; otras veces la crema volteada lloraba mucho. Bueno, la historia termina con un final feliz… De pura terca me salió =) Incluso aprendí a hacer la versión comercial.

Ingredientes:

1 litro de leche fresca entera

2 latas de leche condensada (en la versión comercial reemplazar por medio kilo de azúcar blanca)

8 huevos

1 cucharada de esencia de vainilla

1 taza de azúcar rubia para el caramelo

Eso es todo!! Son poquitos ingredientes, pero hay que dominar la técnica para que te salga bien.

Primer consejo, nunca, pero nunca usen licuadora. Eso genera una espuma innecesaria y llena de aire la mezcla, cuando lo que queremos conseguir es una mezcla limpia con la mínima cantidad de burbujas.

Empezamos con el caramelo. Colocar la taza de azúcar en el molde de la crema volteada de metal y con un hueco en el centro. Llevar el molde (que es de metal) a fuego medio directamente y dejar que se empiece a derretir poco a poco.

Poco a poco, a fuego medio. Si usas fuego alto se te quemará por un lado y por el otro lado ni siquiera se derretirá.

Con un guante o un trapito medio húmedo, hay que ir girando el molde. Parece arenilla mojada. pero paciencia. Ya se derretira. Lo importante es que no te quemes ni queme tu azúcar.

En esta foto estamos a un 80% del punto que queremos agarrar pues todavía hay piedritas de caramelo.

Con el movimiento del molde podemos hacer que el caramelo pinte las paredes. Para pintar las paredes internas más pequeñas podemos ayudarnos de una cuchara. Cuando terminemos de hacer eso, el caramelo ya estará en su punto.

Apagar el fuego y dejar enfriar mientras hacemos la crema volteada. Mientras se enfría vamos a escuchar unos sonidos como si se rompiera o quebrara algo. Es normal.

Ahora lo más facil. Preparar la crema volteada. Es tan pero tan fácil, que da risa. No te demoras ni cinco minutos.

Agregar todos los ingredientes en un bowl y mezclar.

Mezclar los ingredientes en cualquier orden. No hay problema.

Si estas haciendo la versión comercial de este postre, tienes que mover la mezcla hasta que el azúcar se haya disuelto. Truco número dos, sino lo disuelves bien, tu crema volteada llorará cuando ya esté horneado.

Luego de mezclar bien, hay que colar nuestra crema 3 veces para retirar residuos indeseados que queden de los huevos.

Así queda luego de colar 3 veces.
Esto lo tuve que botar pues no pasaba por el colador. Es como dos cucharadas de huevo.

Luego hay que vaciar nuestra crema en el molde que previamente acaramelamos.

Llevamos al horno a la temperatura más baja posible. Usamos un envase más grande que el molde de la crema volteada para hacer el baño maría y colocamos dentro del horno agua fría.

Horneamos dos horas. Hasta que este firme. Luego apagamos el horno y lo dejamos descansar media hora más o una hora más, dependiendo del color que tenga la superficie. El objetivo es evitar que nuestra mezcla hierva dentro del horno. Pues si hierve se llenará de burbujas de aire y cuando cuaje tendremos muchos huequitos por dentro. No es lo que queremos.

Incluso, si hubiera tenido un molde externo más grande o más alto, le hubiera puesto un secador de cocina encima de la lata y luego el agua y luego el molde con mi crema volteada.

Ya lo saben, lo que queremos es evitar que nuestra mezcla burbujee en el horno. Con cariño, a fuego lento, pero seguro.

El agua la coloqué cuando ya el molde estaba dentro del horno.
Está doradita y es firme.

Luego de retirar del horno, dejamos reposar nuestra crema volteada toda la noche. Truco número tres, ello hará que el caramelo de la base se suelte bien, pinte bien nuestra crema en el fondo y termine de asentarse nuestra crema volteada. Nunca, pero nunca hay que desmoldarlo caliente ni tibio. Que descanse una noche.

A la mañana siguiente, con mucho cuidada pasamos un cuchillo en las paredes del molde. Primero la pared grande y luego la pared cerca al centro.

Luego para verificar que hayamos despegado bien nuestra crema y no se quiebre al momento de desmoldar, hay que girar el molde como quien está manejando un auto, el molde es nuestro timón y tenemos que cambiar de carril. El movimiento es ligero, no somos rápidos y furiosos.

Si vemos que toda la crema gira con nosotros, eso significa que ya está lista para desmoldar.

Ahora usamos un plato donde entre comodamente toda la crema volteada. Tapamos el molde y girar en un solo movimiento.

Esperar 3 segundos para que baje todo lo que tenga que bajar. Y luego sacamos el molde con cuidado y cariño.

Podemos recoger el caramelo con una cucharita y colocar en una jarrita pequeña. Cuando sirvamos cada porción, podemos colocarle una o dos cucharadas de caramelo encima.

En la foto se le ve unas pocas burbujas de aire, es porque no le puse el secador de tela en la base. Igual está deliciosa y tiene una pintaza..!!

Buen provecho!! Me avisan como les fue.

Se puede servir con fresas o frutos del bosque. Si lo llevan a una reunión familiar, será el postre estrella.

También puede gustarte...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *